20 de septiembre «Día del jubilado»



El día del jubilado tiene su inicio cuando en el año 1904 durante la presidencia de Julio A. Roca se sancionó la Ley 4.349 que establecía un beneficio previsional para empleados públicos del Estado nacional. A partir de allí el jubilado comenzó a ser y a ocupar en nuestro país un rol muy importante con la adquisición constante de más y mejores derechos.


Lo cierto es que para cualquier trabajador, el cambio de condición de sujeto activo de la economía a sujeto pasivo genera importantes cambios a nivel personal, familiar y social. Por ello es muy importante en la vida de nuestros trabajadores, acompañar ese proceso y sobre todo, lograr que la jubilación llegue a él de la mejor manera posible.


Esto implica darle a ese jubilado las herramientas necesarias para facilitarle el acceso a una vida de retiro sin que ello implique un deterioro en la salud, economía o círculo social al que pertenece. Es por ello que de manera permanente el estado debe estar pensando que beneficios adicionales crear, como instrumentarlos y de qué manera llegan a la vida diaria del jubilado.


No ha sido una característica de los últimos gobiernos argentinos poder lograr los objetivos que mencioné mas arriba, dado que el sentir social y del jubilado mismo respecto de las políticas que los alcanzaron es la postergación constante. Pese a los cambios y actualizaciones de haberes, los jubilados en su mayoría constituyen uno de los sectores más vulnerables de la sociedad y en 2020 la pandemia del covid-19 puso su cuidado como una prioridad al tiempo que dejó al descubierto el abandono del que son víctimas. De manera casi automática, se ha privado a nuestros jubilados de fácil acceso a hospitales, medicamentos, hogares o al beneficio jubilatorio mismo. Una de las grandes deudas de nuestro sistema es hoy colocar a nuestros adultos mayores en el lugar de preponderancia que merecen.


Es por ello que debemos aunar esfuerzos a fin de discutir y poner en práctica políticas públicas que tiendan a darles a nuestros jubilados todo aquello de los que se los privó en los últimos tiempos. Con solo observar las tablas de crecimiento poblacional advertimos que hoy el sector de jubilados y adultos mayores ocupa el 15% de la población nacional, con un crecimiento constante y proyectado para el año 2050 que alcanzará el 25% de la población.


Las fechas sirven no solo para recordar sino para reivindicar y exigir que los derechos de las adultos mayores se cumplan siendo el Estado Nacional el garante de que los beneficios de la seguridad social se practiquen con un sentido progresivo ampliando la cobertura, la mejora de la calidad de vida y la proporcionalidad de sus ingresos.


El presente que juntos estamos transitando no es el mejor, pero estoy convencido que el esfuerzo colectivo, la empatía de la sociedad con nuestros jubilados y un sector político comprometido harán que el devenir sea promisorio para nuestros jubilados.




Diputado Emiliano Balbín

Presidente de la Comisión de Adultos Mayores en Diputados BA

95 vistas