Otra vez, la imagen del de dolor #JusticiaPorFernando

Actualizado: ene 22

Una vez más se apodera de nuestros días la imagen del dolor y la angustia que conmociona a toda la comunidad por los aberrantes sucesos de público conocimiento el pasado sábado en la localidad bonaerense de Villa Gesell.

Los que tenemos hijos, sentimos en nuestra piel el dolor y la frustración de los padres de Fernando, y los acompañamos con respeto.

La violencia, le ganó una vez más la batalla a la solidaridad, al respeto, a la tolerancia, que incansablemente inculcamos desde nuestro espacio, como así también trabajamos a diario para que sean valores que se lleven adelante en las disciplinas deportivas y en las instituciones educativas.


Lamentablemente, otra ocasión de un hecho tremendo nos interpela como padres, como ciudadanos y como seres humanos acerca de qué país estamos construyendo y qué país queremos dejarle a las próximas generaciones.

A quienes tenemos responsabilidades política, nos hace reflexionar sobre el trabajo que venimos realizando, para disminuir la violencia social, que se manifiesta en los hogares, en las escuelas, se vive en las actividades deportivas y culmina en la calle, dejando como resultado la muerte de un joven por parte de sus propios pares, que han demostrado la falta de valores éticos, que queremos como sociedad.

No existe otra salida, mediar, hablar, buscar interlocutores válidos, entendernos como individuos parte de una sociedad es lo que nos puede permitir que la violencia deje de ser una opción y es por ello que, desde mi rol de legislador, seguiré trabajando.

Para los padres de Fernando, no hay consuelo y todos sentimos su dolor pidiendo no pasar nunca por esa situación.

Para los padres de los rugbiers, seguramente no haya explicación. Pero también de ellos debemos aprender, y ahí es donde debemos trabajar.

Educar a nuestros niños, niñas y jóvenes bajo los parámetros de la no violencia es un gran desafío que debemos pensar todos los días y nos corresponde hacerlo en primer lugar, dando ejemplo los adultos.

Cuanto aún nos queda!


1,171 vistas